Sé hermosa » Niños » Por qué el niño no quiere guardar el orden en la casa

Por qué el niño no quiere guardar el orden en la casa

A los niños de 10-11 años faltan a menudo las prácticas necesarias en la vida: no saben hacer la cama, poner la ropa al lugar, en sus habitaciones reina el desbarajuste eterno, en que se pierden constantemente las cosas.
 

Por qué el niño no quiere guardar el orden en la casa

¿Cómo superarlo?
 
Si el niño no desea voluntariamente lavar la vajilla, es necesario algunos días la vajilla sucia no tocar que de ella vaya el olor desagradable. Es necesario comprar además de esto, en la zootienda de la cucaracha grande. Luego debe decir al niño que por él en la casa había unos olores desagradables y han sidas llevadas las cucarachas. El niño, habiendo sentido el olor que ha aparecido y, especialmente, habiendo visto sobre el bocadillo de la cucaracha, en seguida se decidirá regularmente a lavar la vajilla y madurar la basura.
 
¿Que hacer con la limpieza de la habitación?
 
Es posible ante marcha a cualquiera medida importante preparar en este caso al niño la trampa, es decir esconder las llaves del apartamento y otras cosas necesarias. Después de que como resultado de las búsquedas largas el niño llegará tarde algunas veces a la medida importante para él, él se desacostumbrará de extender las cosas por toda la casa.
 
Si en la familia no un niño, y dos y más, decidirá el problema de la indisciplina de costumbre mucho más fácilmente. Ya que es posible convenir las competiciones entre los niños por la puesta en orden.
 
Habitualmente los psicólogos cuentan la causa del desorden de costumbre la pereza natural. Sin embargo la práctica muestra con todo que la causa es la educación incorrecta. A saber lo que los padres no estudian al al niño a trabajar desde los años más tempranos.
 
En la tierna infancia los niños copian con mucho gusto la conducta de los adultos – quitan la escoba a la mamá que luego barrer el suelo, penetran a la silla al fregadero para ayudar lavar la vajilla, se rompen clavar los clavos. Es necesario de todas maneras usar este tiempo, cuando el niño declara que algo hará independientemente.
 
Si además, algo no lo resulta, no lo es necesario reñir por esto. Es necesario alegrarse que en la familia crece el ayudante. Y las prohibiciones es posible para siempre apagar en el niño el entusiasmo.
 
La atracción de los niños al orden y el trabajo de casa ayudará formar a ellos la capacidad de la autoorganización. Hace mucho es conocido que el caos que reina alrededor de la persona, pasa poco a poco en el caos y en su conciencia. Los perezosos y las personas desaseadas no pueden lógicamente pensar, como regla, también precisamente formular las ideas y las miradas.
La experiencia muestra que encargarse de con la indisciplina de costumbre de los niños no es posible, si los padres no muestran por el ejemplo personal la matriz necesaria de la conducta.